Siempre.

Siempre hay un cuento para una noche, un suspiro que se escapa, un beso que no damos y un abrazo que nos falta.

Un paseo no pensado, un pensamiento no transitado, un recuerdo ligero y un roce inesperado.

Un camino polvoriento, pelo trenzado, labios carmesíes y corazón agrietado.

Un perro que nos guíe, un cayado que nos sostenga, un cielo nublado y que no amanezca.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s